Copas de mascarpone y frambuesas

En Águilas, como casi en toda España por lo que veo en televisión, el verano ya nos ha llegado de lleno y parece ser que para quedarse. Con las altísimas temperaturas que tenemos y este sol abrasador apetecen postres fresquitos y, sobre todo, de esos que se preparan bien rápido y sin necesidad de encender el horno. Estas copas de mascapone y frambuesas son un claro ejemplo. La frambuesa es una fruta que me apasiona, hasta hace unos años era misión imposible poder comprarlas en las fruterías de mi pueblo, sin embargo de un tiempo a esta parte las encuentro en todos sitios y durante todo el año así que en mi nevera siempre hay un par de cajitas. Espero que os guste.
Ingredientes:
250 gramos de queso mascarpone.
200 mililitros de nata.
2 claras.
150 gramos de azúcar glass.
Una tarrina de frambuesas.
8 galletas (tipo especulos)
2 cucharadas soperas de mantequilla.
Elaboración:
Comenzamos preparando la mousse de mascarpone. Para ello batimos el mascarpone, la nata y el azúcar hasta obtener una mezcla cremosa.
Agregamos las claras que previamente habremos montado a punto de nievo y mezclamos con movimientos envolventes. Reservamos.
En la base de una copa ponemos galleta picada mezclada con mantequilla derretida.
Sobre ella una capa de mousse de mascarpone.
Seguidamente, una buena capa de frambuesas machacadas con el tenedor.
Cubrimos con otra capa de mousse de mascarpone y dejamos enfriar en la nevera antes de degustar.

Brazo de naranja portugués

Cuando vi este postre en el precioso blog de Julia y sus recetas (un blog que sigo desde mis comienzos en este mundo y que aprovecho para recomendar a todo aquel que no la conozca tanto por los riquísimas recetas como por la encantadora Julia)no dudé un segundo en que tenía que prepararlo. Me pareció, viendo la foto y leyendo los ingredientes, una auténtica delicia. Además, al leer que era típico portugués me gustó doblemente porque me trajo a la memoria las maravillosas pastelerías del país vecino, con ese aire tan tradicional y esas vitrinas cargadas de deliciosa repostería...se me hace la boca agua al recordar mis desayunos en la maravillosa Lisboa. Sobre este brazo, he de decir que es una verdadera delicia con un sabor muy potente a naranja y una textura entre flan y pudin. Realmente recomendable. Espero que os guste.
Ingredientes:
6 huevos.
250 gramos de azúcar.
1 cucharada sopera colmada de Maizena.
250 mililitros de zumo de naranja.
Ralladura de una naranja.
Azúcar para rebozar.
Elaboración:
Batimos muy bien los huevos junto al azúcar y la ralladura de naranja.
Cuando tengamos una crema bien espumosa, añadimos el zumo de naranja exprimido en el que previamente habremos disuelto la maizena.
Vertemos la mezcla en una bandeja de 33x22 centímetros, forrada con papel y bien engrasada.
Horneamos a 160º (con el horno precalentado) durante 30 minutos. Una vez fuera del horno debemos desmoldar el bizcocho aún caliente sobre un paño de cocina que habremos espolvoreado con una generosa cantidad de azúcar. Debemos volcar el bizcocho como si de un flan se tratase y hacerlo con decisión y rapidez para que no se rompa. Una vez tengamos nuestra masa sobre el paño vamos liando como si de un brazo gitano se tratase.
Lo dejamos enfriar completamente en el frigorifico y servimos cortado en porciones. Listo para disfrutar.

Hornazo de romería

La receta de hoy procede de la enciclopedia Descubra España paso a paso, la tengo en casa desde hace más de treinta años y ayer por casualidad me acordé de este hornazo de romería que llevaba muchísimos años sin hacer así que, aprovechando que tenía algo de sofrito de tomate y atún en el frigo, me puse manos a la obra. En mi opinión el resultado final es más parecido a un brioche de relleno salado que al hornazo pero, en cualquier caso, en casa ha gustado mucho. La masa, si os decidís a prepararla en casa, es bastante dulce por lo que admite todo tipo de rellenos. Espero que os guste.
Ingredientes:
250 mililitros de aceite de oliva virgen extra.
La piel de un limón.
75 mililitros de aguardiente.
50 gramos de azúcar.
2 huevos.
75 gramos de levadura de panadero.
250 mililitros de leche.
750 gramos de harina.
Sal.
Relleno al gusto.
Elaboración:
Comenzamos calentando el aceite con la piel del limón. Cuando comience a hervir retiramos del fuego y dejamos templar. A continuación colocamos en un bol el aceite ya templado y sin la corteza de limón, el aguardiente, la leche, la sal, los huevos batidos y el azúcar.
Mezclamos bien y añadimos la levadura, volviendo a mezclar hasta que se disuelva la levadura. Incorporamos la harina amasando bien hasta obtener una masa elástica.
Tomamos porciones de la masa. Estiramos fina y colocamos sobre ella el relleno. Tapamos con otra porción de masa.
Dejamos reposar nuestros hornazos hasta que suban. Una vez que han levado los pincelamos con huevo batido y horneamos hasta que estén bien dorados.
Cuando se enfríen un poco estarán listos para degustarlos.